¡Sirvan la sopita de pollo que esto se jodió!

Por Yohandry Fontana

Nunca
fue un secreto, pero ahora se confirma: la Sección de Intereses
Norteamericanos en La Habana (SINA) está detrás la huelga-circo que
encabeza Marta Beatriz Roque.

Un texto publicado por este blog,
y fuentes consultadas posteriormente, confirmaron que John Patrick
Caufield , actual  jefe SINA, sostuvo un almuerzo de trabajo con Marta
Beatriz Roque, nada menos que el 5 de septiembre, 5 días antes de que se
anunciara  por los medios de Miami el inicio del ayuno.

La fuente consultada dijo también que al  encuentro en la SINA  asistió un pichón de mercenario, en
un intento quizás de limar asperezas entre la nueva y vieja generación
de “disidentes” que buscan protagonismo ante un Washington desesperado
por nuevas acciones provocadoras de impacto mediático, aunque es
preciso, como ya se sabe, que la calle tenga su protagonismo.

Si
bien no ha trascendido lo allí manejado, es obvio que la huelga-circo
ocupó espacio. Recordar que todas las acciones contrarrevolucionarias en
La Habana han estado supervisadas por la SINA, incluyendo los cursos que imparte la bloguera Yoani Sánchezlas presentaciones de Estado de SATS,
un proyecto anexionista financiado por la Universidad de Miami, al cual
se le está poniendo presupuesto y pretende convertirse en una especie
de “sala de entrenamiento para la era post-castro”.

Unas horas después de que Marta Beatriz Roque comenzara su huelga-circo,
dos funcionario de la SINA visitaron la casa de la ayunante para, 
como  es costumbre,  informarse  del inicio de la maniobra y, por qué
no, abastecer el teatro de operaciones con algunas golosinas para las
jornadas venideras.

Desde ayer, se conoce que dos doctoras visitaron la vivienda de la “actriz” y contaron al bloguero M. H Lagarde que ninguna de las personas que estaban en la casa presentaba signos de deshidratadas o  mal estado de salud.

A
pesar del anuncio, algunos medios de prensa reportaron un paro
respiratorio para Marta Beatriz Roque y frases célebres sobre la
continuidad de su lucha, la que yo llamo por la yuca.

Esperemos entonces…El final está por llegar, y estoy seguro que Washington no permitirá bajas colaterales.

Fuente El Blog de Yohandry

Relacionados: