Paco Bernal: su pequeña gran revolución

Por Rosa C. Báez

“Yo lucho con mi pintura por mis amigos
René, Ramón, Gerardo, Antonio y Fernando”
Paco Bernal

Fue allá por el lejano 2004, y gracias a la colaboración de uno de mis primeros contactos cibernéticos, que supe de la existencia en España de un artista que había creado y dedicado un calendario a los 5. Y punto.

No sé cuando volví a oír hablar de Paco. No recuerdo cuando supe que era un joven síndrome down ni que su disomía cromosómica no le era obstáculo para amar, ni para crear…

Sé que un buen día, dejó de ser Paco para ser “mí Paco” y Rosa, su hermana, “mi tocaya hermana”… y Paco fue un camarada, un soldado más en la lucha por el regreso de los Cinco.

Pero tal vez hasta la tarde de este 7 de diciembre, no caló en mí, realmente, qué era Paco Bernal para Cuba, para los 5…  Hoy, en el ICAP, junto a un grupo de queridos amigos y a su compatriota Jordi Mata, Rosa Bernal nos presentó el documental “La Revolución de Paco”, que hace unos meses dimos a conocer en estos mismos blogs, y entonces, escuchando en voz de Rosa la historia de Paco -que es su propia historia-, la historia de un niño diferente que gracias al valor de unos padres amantes, gracias también a sus hermanas para las que era simplemente Paco, no alguien a quien mirar distinto, ha llegado a ser la de un artista plástico de especial relevancia.


“Paco es una persona con capacidad diferente”, nos dice en el documental Ana Ruiz, una de las entrevistadas. No capacidad disminuida, no incapacidad. Capacidad diferente. ¡Qué hermosa aceptación de esa diferencia que lo hace, como nos dijera Rosa, capaz de llegar al sentimiento, a la ternura, que lo hace ser mejor que nosotros en muchas cosas!

Un día Paco fue conociendo de los Cinco, de la Revolución. Y creó y donó sus obras para Cuba y para los Cinco. Paco vino a Cuba y aprendió de su pueblo, de la gente que tenía tiempo para compartir con él, que lo admiraban, que le demostraban su cariño. Y aprendió que la Revolución se hacía para eso, para defender la libertad y el derecho de quienes son diferentes. Y aprendió que los Cinco defendían a ese pueblo y a esa Revolución, y por eso él los sintió como suyos y sintió como suyos a la revolución y a los cubanos. “Paco no intelectualiza a la Revolución Cubana -nos dice Rosa- Paco siente la Revolución Cubana”.

Y esa Revolución lo ha ayudado a ser más fuerte. Esa lucha por los Cinco lo ha ayudado a librar su propia Revolución, a levantar su puño en alto y decir “Hasta la victoria siempre” cuando lo conducían a salón para mejorar su condición física en pasados días de enfermedad… a respirar porque “¿qué dirán los Cinco si te dejas vencer?”

“Los Cinco me gustan”, dice Paco, y los pinta una y otra vez, rodeado de niños, rodeados de personas que levantan carteles que dicen “no estamos todos, faltan los cinco”, y crea para ellos lo que ellos han imaginado para él. Y de esos sueños compartidos, esos sueños que al decir de uno de los Cinco son posibles porque basta con creer en su magia y luchar para hacerlos realidad, surgió una pequeña, pero hermosa colección de libros, con cinco historias dedicadas a cada uno de ellos, creadas entre todos y dibujadas con amor por Paco, historias que terminan con el mismo sueño conseguido… la libertad de nuestros hermanos: Pantumaca, Gerardo y Cardenal, Sueño blanco, El sol de la libertad y Volar es soñar aparecen reunidas en “Cinco palmas y un pincel”, la colección presentada que esperamos esté presente en nuestra próxima Feria del Libro.

Bocetos de Tony y Paco para la colección de historias


Creo que no hay mejores palabras para cerrar estas impresiones de una tarde aprehendiendo a Paco, aprendiendo de Paco, que las que nos deja Tony Guerrero en el prólogo que escribiera para la pequeña colección:

“Paco Bernal es la expresión de un creador sin límites, libre de ataduras y de egoísmos, es una inagotable lección de coraje y es una convocatoria constante a luchar, a crear y a vivir”.